Colecções Auras G+

Colecções Auras G+
Curadora Sessenta e Quatro

Publicação em destaque

Algumas considerações sobre a visualização espontânea de auras

quarta-feira, 11 de outubro de 2017

MEDITACIÓN CAMINANDO – parte 1 - Thich Nhat Hanh

Imagem relacionada

"Su hogar no es en Nueva York, Londres o Hong Kong. Su hogar es en cada paso." - Thich Nhat Hanh 

La práctica de caminar atento, dice Thich Nhat Hanh, es una manera profunda y agradable para profundizar nuestra conexión con nuestro cuerpo y con la Tierra. Nosotros respiramos, damos un paso consciente, y volvemos a nuestro verdadero hogar. Lea y aprenda cómo.

Muchos de nosotros andamos con el único propósito de ir de un lugar a otro. Ahora, supongamos que estamos caminando hacia un lugar sagrado. Nos gustaría ir a pie en silencio y damos cada paso de forma gentil con reverencia. Propongo que caminemos de esta manera cada vez que caminamos sobre la Tierra. La Tierra es sagrada y podemos tocarla a cada paso. Debemos ser muy respetuosos, porque estamos caminando en nuestra madre. Si caminamos así, entonces cada paso será nutridor.

Podemos entrenarnos a caminar con reverencia. Dondequiera que nosotros andemos, ya sea en la estación o en el supermercado, estamos caminando sobre la Tierra y por eso estamos en un santuario sagrado. Si nos acordamos de caminar así, podemos ser nutridos y encontrar solidez a cada paso. 

Para caminar en ese camino, tenemos que notar cada paso. Cada paso dado en plena conciencia puede traernos de vuelta al aquí y ahora. Ir lentamente. La práctica de la Atención Plena ilumina nuestro camino. No se apresure. Con cada respiración que puede llevar sólo un paso. Podemos haber corrido toda nuestra vida, pero ahora no tenemos más que huir. Este es el momento de dejar de correr. Estar con los pies en la Tierra es sentir su solidez a cada paso y sabemos que estamos bien donde estamos.

Cada respiración consciente, cada paso consciente, nos recuerda que estamos vivos en este hermoso planeta. No necesitamos nada más. Es maravilloso lo suficiente para estar vivo, respirando, y dando un paso. Llegamos a la vida real, donde estamos disponibles, en el momento presente. Si respiramos y caminamos de esa forma, nos volvemos tan sólidos como una montaña.

Hay aquellos de nosotros que tienen una casa confortable, pero nosotros no sentimos que estamos en casa. No queremos nada, y aún así no nos sentimos en casa. Todos nosotros estamos buscando nuestra tierra firme, nuestra verdadera casa. La tierra es nuestra verdadera casa y ella está siempre allí, debajo de nosotros y a nuestro alrededor. Respire, de un paso consciente, y llegamos. Ya estamos en casa. 

Uniendo Cuerpo y Mente

No podemos ser aterrizados en nuestro cuerpo si nuestra mente está en otro lugar. Cada uno de nosotros tiene un cuerpo que nos ha sido dado por la tierra. Este cuerpo es una maravilla. En nuestra vida diaria, podemos pasar muchas horas olvidando el cuerpo. Nos perdimos en nuestro ordenador o en nuestras preocupaciones, miedo o ocupación. La meditación caminando nos hace completos nuevamente. Sólo cuando estamos conectados con nuestro cuerpo, estamos verdaderamente vivos. La cura no es posible sin esta conexión. Entonces, caminar y respirar de tal manera que usted pueda conectar con su cuerpo profundamente.

La meditación caminando une nuestro cuerpo y nuestra mente. Combinamos nuestra respiración con nuestros pasos. Cuando inspiramos, podemos dar dos o tres pasos. Cuando expiremos, podemos dar tres, cuatro o cinco pasos. Prestamos atención en lo que es cómodo para nuestro cuerpo.

Nuestra respiración tiene la función de ayudar a nuestro cuerpo y la mente a calmar. Mientras caminamos, podemos decir, Inspirando, calmo mi cuerpo. Expirando, traigo la paz a mi cuerpo. Al calmar la respiración calmamos el cuerpo y reducimos el dolor y la tensión. 

Cuando caminamos así, con nuestra respiración, traemos nuestro cuerpo y nuestra mente de vuelta juntos. Nuestro cuerpo y nuestra mente son dos aspectos de una misma realidad. Si retiramos nuestra mente de nuestro cuerpo, nuestro cuerpo estará muerto. Si tomamos nuestro cuerpo sin nuestra mente, nuestra mente estará muerta. No pienses que se puede ser si el otro no lo es.

La meditación caminando es ante todo una práctica para traer cuerpo y mente juntos pacíficamente. No importa lo que hacemos, el lugar para empezar es calmarse, porque cuando nuestra mente y nuestro cuerpo se calman un poco, vemos más claramente. Cuando vemos nuestra rabia o tristeza claramente, se disipan. Comenzamos a sentir más compasión por nosotros mismos y por los demás. Sólo podemos sentir esto cuando el cuerpo y la mente están unidos.

La meditación caminando no debe ser trabajo. Es muy agradable, especialmente a primera hora de la mañana, cuando el aire todavía está muy fresco. Cuando caminamos con atención plena, vemos la belleza y la maravilla de la tierra alrededor de nosotros, y nos despertamos. Vemos que estamos viviendo un momento muy maravilloso. Si nuestra mente está atrapada y preocupada por nuestras preocupaciones y sufrimiento, perdemos esas cosas. Podemos valorar cada paso que damos, y cada paso nos trae felicidad. Cuando miramos de nuevo a la Tierra y al cielo, vemos que la Tierra es una realidad maravillosa. 

No estamos separados de la Tierra 

Pensamos que la Tierra es la Tierra y nosotros somos algo fuera de la Tierra. Pero, en realidad estamos dentro de la Tierra. Imagínese que la Tierra es el árbol y nosotros somos una hoja. La tierra no es el ambiente, algo fuera de nosotros que necesitamos cuidar. La Tierra somos nosotros. Así como sus padres, antepasados, y los profesores están dentro de usted, la Tierra está en usted. Cuidando de la Tierra, nos cuidamos de nosotros mismos.

Cuando vemos que la Tierra no es sólo el medio ambiente, que la Tierra está en nosotros, en ese momento usted puede tener verdadera comunión con la Tierra. Pero si vemos la Tierra como sólo el ambiente, con nosotros mismos en el centro, entonces sólo queremos hacer algo en la Tierra para sobrevivir. Pero no es suficiente cuidar de la Tierra. Esto es una forma dual de percibir.

Tenemos que practicar mirando hacia nuestro planeta no sólo como materia, sino como un ser vivo y sintiente. El universo, el sol y las estrellas han contribuido con muchos elementos a la Tierra, y cuando miramos profundamente a la Tierra, vemos que es una flor muy bonita que contiene la presencia de todo el universo. Cuando miramos nuestra propia formación del cuerpo, somos hechos de los mismos elementos que el planeta. Él nos hizo. La Tierra y el universo están dentro de nosotros. 

Cuando damos pasos en plena conciencia sobre la Tierra, nuestro cuerpo y mente se unen, y nos unimos con la Tierra. La Tierra dio a luz a nosotros y la Tierra nos recibirá de nuevo. Nada se pierde. Nada nace. Nada muere. No necesitamos esperar hasta que nuestro cuerpo se desintegre al volver a la Madre Tierra. Estamos volviendo a la Madre Tierra en cada momento. Siempre que respiramos, siempre damos un paso, estamos volviendo a la Tierra. Incluso cuando nos arañamos, las células de la piel van a caer y volver a la Tierra.

Tierra incluye la esfera de la vida y de la atmósfera. Entonces usted no tiene que esperar hasta que usted muera para volver a la Madre Tierra, porque usted ya está en la Madre Tierra. Tenemos que volver a refugiarnos en nuestro hermoso planeta. Yo sé que la Tierra es mi casa. Yo no necesito morir, para volver a la Madre Tierra. Estoy en la Madre Tierra ahora, y la Madre Tierra está en mí.

Usted puede tener gusto de experimentar este ejercicio, mientras usted camina: "Inspirando, sé que la Madre Tierra está en mí. Expirando, sé que la Madre Tierra está en mí.

Paul Tillich, el teólogo alemán, dijo: "Dios no es una persona, pero no menos que una persona." Esto es verdad para la Tierra también. Es más que una persona. Ella dio a luz a millones de especies, incluyendo seres humanos. Muchas culturas antiguas creían que había una divinidad que habitaba el sol, y ellos adoraban el sol. Pero cuando hago la meditación caminando y tocando la Tierra, no tengo ese tipo de visión dualista. No estoy adorando la Tierra como una divinidad separada fuera de mí mismo.

Creo que de la Tierra como un Bodhisattva, un gran y compasivo ser. Un Bodhisattva es un ser que está despierto, tiene comprensión y amor. Cualquier ser vivo que está despierto, está en paz, tiene comprensión y amor puede ser llamado Bodhisattva, pero un Bodhisattva no tiene que ser un ser humano. Cuando miramos a un árbol, vemos que el árbol es suave, que alimenta la vida, y que ofrece sombra y belleza. Es un lugar de refugio para muchos pájaros y otras criaturas. Un Bodhisattva no es algo que está en las nubes lejos de nosotros. Bodhisattvas están a nuestro alrededor. Un joven que tiene amor, que tiene frescura, que tiene entendimiento, que nos ofrece una gran cantidad de felicidad, es un Bodhisattva. El pie de pino en el jardín nos da alegría, nos ofrece oxígeno, y hace la vida más bonita.

Cuando decimos que la Tierra es un hermoso Bodhisattva, ésta no es nuestra imaginación. Es un hecho que la Tierra está dando vida y ella es muy bonita. El Bodhisattva no es un espíritu separado habitando la tierra; debemos trascender esa idea. No hay dos cosas distintas – la tierra, que es una cosa material, y el espíritu de la tierra, una cosa inmaterial que habita la tierra.

Nuestro planeta Tierra es en sí una verdadera y grande bodhisattva. Él encarna tantas grandes virtudes. La Tierra es sólida que puede transportar muchas cosas. Es paciente, toma su tiempo moviendo glaciares y esculpe rocas. La Tierra no discrimina. Podemos arrojar flores perfumadas en la tierra, o podemos arrojar orina y excrementos sobre la Tierra, y la Tierra purifica. La Tierra tiene una gran capacidad de soportar, y ofrece para nutrirnos agua, abrigo, comida y aire para respirar.

Cuando reconocemos las virtudes, el talento, la belleza del bodhisattva Tierra, el amor nace. Usted ama la Tierra y la tierra ama. Usted haría cualquier cosa para el bienestar de la tierra. Y la Tierra hará todo para su bienestar. Este es el resultado natural de la relación amorosa real. La Tierra no es sólo su ambiente, para ser cuidada o adorada. Cada paso consciente puede manifestar ese amor. 

Parte del amor es la responsabilidad. En el budismo, hablamos de meditación como un acto de despertar. Despertar es estar despierto para algo. Necesitamos estar despiertos para el hecho de que la Tierra está en peligro y las especies vivas en la Tierra también están en peligro. Cuando caminamos con atención plena, cada paso nos recuerda nuestra responsabilidad. Tenemos que proteger la Tierra con el mismo compromiso que tenemos de proteger a nuestra familia y nosotros mismos. La Tierra puede nutrirnos y curarnos, pero ella sufre también. A cada paso la Tierra nos cura, y con cada paso sanamos la Tierra.

Cuando caminamos con atención plena en el suelo Tierra, en que se basan en su generosidad y no podemos dejar de ser agradecidos. Todas las cualidades de la Tierra, paciencia, estabilidad, creatividad, amor y no discriminación están disponibles para nosotros cuando andamos con reverencia, conscientes de nuestra conexión.

Cuando caminas con reverencia y sólidamente en esta Tierra y yo haré lo mismo, enviamos olas de compasión y paz. Es esa compasión que va a curarnos a nosotros mismos, unos a otros, y esta bella Tierra verde.

Acerca de Thich Nhat Hanh:

Thich Nhat Hanh es un renombrado maestro Zen y poeta, y fundador del movimiento budismo comprometido. El autor de más de cuarenta libros, reside en un centro de práctica en Francia, llamado Plum Village.

Paz y amor
Curadora64

traducción: Sonia Cecilia (gracias 💙)

Copyright © Curadora64  All Rights Reserved. You may copy and redistribute this material so long as you do not alter it in any way, the content remains complete, and you include this copyright notice link:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyscape

Protected by Copyscape

Qigong

Sobre o Amor

Adam Kadmon

Meridianos MTC

Kundalini

viagem astral

Toroide - Energia Livre

Formas de Pensamento

A Grande Invocação

Meditação pela Paz

Meditação fora do espaço e tempo (a qualquer hora e em qualquer lugar, sem inscrições nem regras)Apelo ao envio de Luz...

Posted by Auras, Cores e Números on Sábado, 11 de Julho de 2015

Aura - o que é?

Controlo da Mente

Vida ET


"Se não existe vida fora da Terra, então o universo é um grande desperdício de espaço."- Carl Sagan
Posted by Auras, Cores e Números on Sábado, 29 de agosto de 2015

Chakras

Deva Premal - playlist